Cómo decorar la habitación de tu hijo

Las habitaciones de los niños son el lugar perfecto para que brille su lado divertido e imaginativo. Pero si bien tu hijo pequeño puede amar su dormitorio en este momento, es probable que no piensen lo mismo en un par de años. Los niños crecen a un ritmo notoriamente rápido, por lo tanto, ¿pueden sus habitaciones mantenerse al día? Renovar la decoración de la habitación de tu hijo cada pocos años puede requerir demasiado esfuerzo y ser caro. En lugar de pasar por todos esos problemas, puedes utilizar algunas ideas simples de decoración para hacer que la habitación de tu hijo se transforme a medida que crecen. Estas ideas de dormitorios para niños son perfectas para ti.

Pinta las paredes de un color neutral

Las paredes de color rosa claro o azul pueden ser el color de referencia para las guarderías, pero los niños a menudo las superan muy rápido. En lugar de paredes coloridas, hay muchas paletas de colores neutros que debes explorar para la habitación de tu hijo. Las paredes neutrales son una de las ideas más seguras para los dormitorios infantiles, ya que proporcionan el escenario perfecto para la creciente personalidad de tu hijo. Las paredes de luz neutra también pueden hacer que la habitación de un niño se vea más brillante y atractiva. Puedes decorar sus paredes neutrales con cuadros infantiles personalizados que reflejen los intereses de tu hijo.

Elige bien las piezas de decoración

Los muebles son a menudo una inversión a largo plazo, así que elígelos sabiamente cuando estés decorando la habitación de tu hijo. En lugar de muebles temáticos de los que tu hijo se cansará rápidamente, elige piezas atemporales y con encanto que crecerán junto a ellos. Estanterías flotantes para libros y chucherías, grandes armarios, letras de madera para decorar y amplios baúles son tan útiles para la habitación de un bebé como para un adolescente. Pero si hay un mueble con el que te puedes divertir, es la cama. Puedes comprarles camas divertidas con sus temas favoritos en cada etapa.